15 junio 2006

Biografia de un "presta nombre"

Para algunos enemigo público número uno
Carlos Slim, un empresario mexicano muy particular
por Juan Ramón Jiménez*

Los medios de comunicación mexicanos Notimex y El Universal online, desde Miami, Florida, difundieron el sábado 23 de octubre de 2004 la siguiente noticia: El empresario mexicano Carlos Slim fue elegido por la revista de negocios Latin Trade como el «Empresario de la Década», mientras que el presidente de Colombia, Alvaro Uribe Vélez, fue designado «Líder del Año», ha anunciado hoy la publicación norteamericana. Veamos la historia del primero en este artículo.
--------------------------------------------------------------------------------



5 de enero de 2005

Desde
Ciudad de México (México)

Herramientas

Imprimir
Enviar

Países
México



Carlos Slim Helú
Carlos Slim es un personaje muy cercano a Carlos Salinas de Gortari, quien jamás se podrá deslindar de la carga histórica de ser considerado un presta-nombres del hombrecito de Agualeguas que saqueó a la Nación como nadie más lo ha conseguido.

Carlos Slim Helú es hijo del comerciante Julián Slim Haddad y de la chihuahuense de origen libanés Linda Helú. Su familia venía de Jezzine, Líbano. Slim nació el 28 de enero de 1940 en la ciudad de México y terminó su carrera en la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

El Clan original de negocios de Carlos Slim lo formaban bolsistas que hicieron su fortuna en el crack bursátil de 1987, como Ignacio Cobos casado con una de las hijas del ex-gobernador de Tabasco, Mario Trujillo, uno de los mas connotados leales al finado cacique político Carlos Hank González de ese estado, y sospechoso de haber sido el personaje que introdujo al narcotráfico en el sureste mexicano; el hijo de Ignacio Cobo, Mario Cobo Trujillo, es ahora Director del Programa de Justicia de Telmex; otro bolsista era Onésimo Cepeda, actual obispo católico de Ecatepec, sospechoso de ser un gran latifundista, especialmente en las estratégicas tierras de Atenco.

Otro amigo más de Slim era Roberto Hernández Ramírez,beneficiario salinista en la entrega de Banamex y luego fuerte competidor de Slim en el área de telecomunicaciones y acusado de eludir el pago de 4 mil millones de dólares en impuestos, en la venta de Banamex a Citibank en una abierto y descarado tráfico de influencias entre Francisco Gil Díaz, su ex-empleado en la telefónica Avantel y actual secretario de Hacienda, y el mismo presidente Vicente Fox.

Otro asiduo asistente al clan original de Slim era Ernesto Riveroll cuyo hijo Pablo Riveroll está involucrado con la correduría Merrill Lynch, en el negocio de los futuros del petróleo de PEMEX junto a Phibro de Citibank y a Enron-Carlyle del Clan Bush; otro miembro más del Clan Slim era su primo Alfredo Harp Helú también beneficiario de la re-privatización de Banamex.

El Imperio Slim: El Grupo CARSO (Car-de Carlos y So de su esposa Soumaya) se inicia en 1961, en 1966 funda Inbursa (Inversora Bursátil), en 1970 compra Jarritos de Sur y para 1976 compraba Galas de México que manufacturaba envolturas de cigarros, en 1981 se hace de Cigarrera La Moderna (CIGATAM, monopolista del mercado de cigarros) y en 1982-89 en pleno auge del Neoliberalismo consolida su poderío con Sanborns, Hulera (llantas) El Centenario, Reynolds Aluminio, Seguros de México, Porcelanite, Euzkadi, Fabricas de Papel Loreto y Peña Pobre, Minera Frisco, Nacional de Cobre, Bicicletas de México, en 1991 adquiere la joya de la corona de México, Telmex.

De tal manera, en 30 años Carlos Slim se convirtió en el hombre más rico de México y de América Latina con un activo estimado en 8 mil millones de dólares, las compras siguieron con la tienda de discos Mix-up, Sears, Denny’s, 3 por ciento de Apple Computers, en el 2000 se asocia con Bill Gates en el portal T1msn que maneja el correo electrónico más popular del mundo, Hotmail.

Adquiere Telcel, se encuentra actualmente tratando de comprar ICA y también en el negocio inmobiliario se empieza a adueñar del Centro Histórico de la Ciudad de México a través del Fideicomiso del Centro Histórico, que maneja Ana Lilia Cepeda (muy cercana sentimentalmente al regente Andrés Manuel López Obrador e hija del ex-gobernador de Coahuila, Román Cepeda, fundador de LALA, la empresa lechera que impunemente acaba con las milenarias pozas de Cuatrociénegas.

Sus empresas pagan mas de 5 mil millones de dólares de impuestos casi lo mismo que PEMEX, dan empleo directo a más de 200 mil personas, y aportan casi la mitad de PIB de México, calculado en 600 mil millones de dólares, y representan el 43% de las operaciones de la Bolsa Mexicana de Valores.

Sus empresas Telmex, Telecom-Carso, América Móvil, Sanborns, CARSO, Grupo Financiero Inbursa, influyen en mas del 30% de las variaciones del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), lo que también genera prácticas monopólicas de tráfico y colusión de información confidencial, ya que siendo Slim de origen especulador, la hora de diferencia entre el cierre de Nueva York y México, y sabiendo como cerró Telmex en Wall Street es posible tener grandes utilidades en la BMV, por ello urge una reforma bursátil que impida esto y que iguale los horarios con Nueva York o bien que aplique impuestos en cascada en las utilidades generadas en la ultima hora de operaciones en la BMV. Este crecimiento increíble de utilidades es a ciencia y paciencia de la sociedad mexicana porque Slim no se ajusta en nada a la disposición constitucional que prohibe los monopolios.

Adam Smith, el padre de la Economía Moderna decía que «el enemigo mortal de la Libre Competencia era el Monopolio». Otro tema sería el fiscal, por ejemplo, el gran presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, aplicó los impuestos a la riqueza extrema en 1934, si en México, se aplicara a Slim el 30 por ciento que Colombia aplica a los ricos, tendríamos unos 2,500 millones de dólares de ingreso fiscal, suficiente para generar un millón de empleos directos, que detonarían el crecimiento económico de México.

También veríamos que el padre del Neoliberalismo Presidencial, Ronald Reagan aplicó la ley anti-monopolios a la poderosa empresa de telecomunicaciones ATT, y si en México queremos un Capitalismo Moderno y no un Capitalismo para los cuates, es necesario ya aplicar la ley constitucional a estos personajes cuya fortuna la han hecho con la adquisición a precios de ganga las empresas del Estado.

La experiencia de Telmex nos lleva a decir que es una falacia que cuando se privatizan las empresas del Estado bajan las tarifas. El minuto de uso telefónico en México es casi 10 veces mas caro que en Estados Unidos; la acción de Telmex valía en el momento de su privatización 2.03 dólares y ya para 1993 su precio internacional valía 56 dólares con lo cual Raúl Salinas de Gortari hizo gran parte de su fortuna de acuerdo a la Audiencia Publica en el Congreso de Estados Unidos en el Subcomité Permanente de Investigaciones del Senado, que dirigió el Senador Carl Levin el 9 de noviembre de 1999 y en donde la ejecutiva de Citibank, Amy Elliot (quien era mencionada como la ejecutiva de los restaurantes VIPs de México de los cuales recibía jugosas comisiones de hasta 60 mil dólares mensuales, ella era de ascendencia cubana, al igual que la última esposa de Salinas), mencionó que la Familia Salinas se benefició con la privatización de Telmex al especular con las acciones de esta empresa mediante la técnica conocida como «Green Shoe».


Esto sólo se pudo hacer mediante información privilegiada que está fuertemente penada en los mercados bursátiles de Estados Unidos. Un grupo de inversionistas privados que participaron con un 5 por ciento de la licitación salinista fueron encabezados por Moisés y Antonio Cosio Ariño, quienes más parecen «patiños» de Carlos Salinas ya que venían de Kimberly Clark, lugar en donde los Salinas siempre han contado con un operador, Claudio X González. Esos inversores pusieron en conjunto 50 millones de dólares y a la fecha sus activos superan los 1,000 millones de dólares ¡Qué negociazos se hacen con el dinero de la Nación!

Hay que recordar también que Telmex nació en 1936 como sociedad anónima y que fue nacionalizada por Luis Echeverría Álvarez el 8 de agosto de 1972. Telmex en esa época tenía utilidades anuales de 1 billón de pesos y cuando fue nacionalizada tenía casi 5 billones de pesos de utilidades brutas. Actualmente Telmex tiene casi 20 millones de líneas telefónicas en operación de las cuales casi 15 millones son alámbricas y el resto es telefonía celular además de casi un millón de líneas de acceso a Internet (Prodigy), donde deempeña también prácticas monopólicas, a cuyo amparo Telmex goza de considerable poder en el mercado, lo que lo hace dominante en servicios como el Internet y otros de valor agregado, como ejemplo, el Banco Mundial, cita a la firma Pyramid Research y a los investigadores Casanueva y Del Billar para respaldar sus afirmaciones, menciona el Internet de banda ancha o DSL.

«Telmex es proveedor de tecnología DSL para su filial de Internet, pero no para sus competidores en servicio de acceso a Internet; este rechazo a repartir provoca que la filial de Telmex en Internet monopolice este importante segmento del mercado».

Con respecto al servicio de telefonía local, donde Telmex tiene casi el total del mercado, la apertura a la competencia inició en México a principios de 1990 y muchos emprendedores estuvieron interesados en participar, indica el análisis.

«Sin embargo», agrega el Banco Mundial, «la competencia no se dio por varios años porque Telmex, el operador dominante, estaba engarzado en varias prácticas anticompetitivas».

Un dato interesante sería conocer el contenido del acta de divorcio de Carlos Salinas con Cecilia Occelli la cual se llevó a cabo en Sabinas, Coahuila, tierra de Rogelio Montemayor, entonces Gobernador y muy cercano a Salinas, en donde se mencionan las cantidades de acciones de Telmex, Samborns, AHMSA, etc. que se le dieron a la ex-mujer de Carlos Salinas, Cecilia Occelli, para otorgar el divorcio al innombrable.

Un abierto trafico de influencias se encuentra en Pedro Cerisola, secretario de Comunicaciones y Transportes, exfuncionario de alto nivel de Telmex, que está puesto ahí para proteger los intereses del Monopolista numero uno de México......hay que aplicarle ya el artículo 28 constitucional.

Finalmente habríamos que actualizar la denuncia que presentó Cuauhtémoc Cárdenas el 30 de noviembre de 1995, en donde hablaba del más escandaloso saqueo al patrimonio del pueblo de México y que significó una averiguación previa 1660/FESPLE/95 radicada en la mesa IX de la Fiscalía Especial de Servidores Públicos. Ahora el Clan Cárdenas anda muy de la mano con el Clan Slim, hay que observar que los daños a la Nación no prescriben, no importa lo que digan en su momento las autoridades correspondientes, sobre todo en estos casos considerados como genocidio económico.


Juan Ramón Jiménez
El autor es economista, periodista, académico y candidato ciudadano al gobierno de Coahuila. Investigador del crimen organizado en México.
Los artículos de esta autora o autor.


ver fuente

No hay comentarios.:

Publicar un comentario